LOS PIONEROS DEL VINO DE RUEDA MODERNO, por José Peñín

Durante mi trayectoria profesional he redactado varios reportajes sobre los vinos de Rueda. El presente reportaje se elaboró en el año 1995 y es quizá el que describe con precisión a los verdaderos pioneros del rueda moderno, pero también es una mirada nostálgica de los vinos de Rueda antiguos, su clasificación y su pequeña historia.

No perdáis de vista que el Consejo Regulador de esta D.O. estableció en los Ochenta y por vez primera en España, una clasificación por calidad: “Rueda” y “Rueda Superior” y por cepa “Rueda Sauvignon” para distanciar una variedad no histórica y por lo tanto reciente. Hoy esta clasificación absurdamente se establece por “Rueda” “Rueda Verdejo” y “Rueda Sauvignon”, eliminando una jerarquía de calidad  dejando al consumidor solo la opción del precio para suponer que si es más caro es mejor. En estos últimos años la calidad general en distintas divisiones de “Rueda”, “Rueda Sauvignon” y Rueda Verdejo” es más notorio que en aquellos años y por lo tanto las diferencias entre ellas no depende de la contraetiqueta sino de las prácticas del bodeguero.

RUEDA EN 1995

A continuación rescato un artículo de Rueda que escribí en la revista Sibaritas en 1995:

Entre los vinos que se beben en la mesa, el rueda podría ser la iconografía del vino blanco español como Toro sería la del vino tinto. Lo ampara no solo el hecho de ser el vino más antiguo de España sino su enorme tipicidad.

Un albariño tiene ciertas analogías con los vinos centroeuropeos por su tacto graso y floral, los blancos catalanes podrían estar encuadrados en la tipología del vino moderno, ligero, de fresca acidez, al modo universal; los riojanos se definen sobre todo por algo ajeno como es el roble que lo cría pero no por sus rasgos propios. ¿Que tiene pues el vino de Rueda para llevar la credencial ibérica? Sin duda el especial carácter de la uva verdejo. No existe una variedad similar en otros países. Y no es que la zona asuma como propio el carácter de la vinífera pues no existen cepas exclusivas. El hecho es que la verdejo apenas se cultiva fuera de la Denominación, si acaso algo en Zamora y León. Las razones habría que encontrarlas en ese antiguo vínculo de tierra y cepa que identifica sabor y origen. También podría ser que, fuera de su habitat, fuera de los suelos resecos del Duero, duros, viejos y de aluvión, la verdejo pierda su identidad. 

También existe una razón enológica. Si un grupo de enólogos experimentados tuvieran que hacer un retrato de los vinos nacionales, identificarían a un blanco suave y ligeramente dulce con los alemanes, un vino ligero, alegre y picante con los italianos, con los franceses un chardonnay o un sauvignon madurado en botella y con los españoles un vino con cuerpo, cálido, soleado y con un ligero gusto silvestre; rasgos que acapara el vino de Rueda.  

Por otro lado, potencia su condición de "especie nacional" el hecho de haber sido un vino que su reconocimiento ha ido de abajo arriba; un vino procedente de vides duras, de suelos pobres, o sea, desde el trabajo del pueblo que lo concibió, a la Corte que lo encumbró. También ha sido un vino desde dentro hacia fuera; se bebía en Castilla y se vendía a lo largo del Cantábrico. Insistiendo de otro modo, no saltó a la fama desde fuera a través del comercio colonial inglés como Jerez, Oporto o incluso Burdeos, ni tampoco fue objeto de interés por parte de los franceses como lo fue el vino de Rioja en la segunda mitad del pasado siglo. 

PEQUEÑA HISTORIA    

El prestigio del vino  de Rueda, repetimos, nació desde Palacio, desde el propio uso de los españoles. Un vino protegido desde Isabel la Católica, elogiado por nuestra Literatura y exclusivamente bebido por nosotros hasta hace poco tiempo. Y desde la reina castellana ya es mucho honor, pues en el año 1.494 se crean las Ordenanzas que protegían estos vinos, el de antiguo denominado Tierra de Medina. Por aquellas fechas no había ningún vino en el mundo que tuviera unas reglas protectoras a nivel de Estado, y quien las violara podría ser castigado con penas que llegaban al latigazo. Lejos de patriotismos lo confirma también el gran Hugh Johnson cuando asegura que el vino de Tierra de Medina tuvo su demarcación específica, prohibiéndose los vinos ajenos. Los blancos de esta tierra tenían la categoría de venderse en las tabernas postineras tanto de Castilla como de Santander y Bilbao.

La historia del vino de Rueda es lo suficientemente larga como para exceder de las medidas de este reportaje. Como muestra no  perdamos de vista que cuando leemos los "vinos de Madrigal" que aparecía en la obra de Alonso de Herrera, o el "vino de Alaejos" que elogiaba Quevedo cuando escribe: "los paños franceses no abrigan lo mismo que una santa bota del vino de Alaejos" se entiende de dos localidades que hoy están acogidas la Denominación de Origen Rueda. 

Cuando Quevedo habla del "abrigo" del vino castellano es una referencia de su elevada graduación alcohólica. Así eran los vinos de antaño. Cepas de poco rendimiento que rebosaban azúcar y unas levaduras vigorosas capaces de convertirlo en alcohol. La calidad lo añadía la profundidad de las bodegas a veinte metros de profundidad y el punto lo ponía las misteriosas levaduras que se originaban en la superficie del vino. El gusto de vino rancio era el atributo que le dio renombre con la culminación en una Orden Real de 1.911, cuando se declara al vino de Tierra de Medina como vino especial "similar a los de Jerez y Málaga". Incluso la Cooperativa de La Seca creada en 1.935, se manifiesta a favor de la creación de una Denominación de Origen para el vino de la Tierra de Medina.

LOS PIONEROS    

Cuando el declive de estos vinos generosos entra, en los años sesenta, en su periodo más álgido y la venta garrafera a pie de ruta no alcanzaba siquiera los niveles de los peores momentos de otros tiempos, llega la iniciativa de Marqués de Riscal de montar una bodega de blancos en Rueda. 

Si en 1.860 esta casa fue pionera en la modernización del rioja rural, algo parecido hicieron en 1.972 en esta zona castellana por consejo de Emile Peynaud, entonces asesor externo de la firma. "Nunca tuvimos claro que los blancos riojanos estuvieran a la altura de sus tintos -señala Francisco Hurtado de Amézaga, máximo responsable de ambas bodegas- . Para tintos Rioja y para blancos Rueda, pero no al estilo generoso sino un vino para acompañar en la mesa". 

En los comienzos, Riscal elaboraba un vino criado en madera al modo riojano. Más tarde, con la adopción de la fermentación controlada y el acero inoxidable, nacía el rueda de hoy, de color pálido, afrutado, pero sin perder la esencia del cepaje, si bien en aquella época era difícil que una carretada de verdejo no viniera mezclada con palomino, una uva plantada al amparo de su buena disposición para vinos generosos como en Jerez. 

En aquellos años esta casa no estaba bien vista en la zona ante lo que se preveía una invasión riojana. Incluso la abstención de la firma de elaborar los vinos tradicionales confirmaba esta impresión entre el receloso bodeguero castellano acostumbrado a un comercio tradicional, sosegado  y muy apegado a la tierra.     

Inspirado en la Rioja que en aquellos años comenzaba su andadura práctica y definitiva como Denominación de Origen, Francisco Hurtado inicia las primeras gestiones para hacer lo mismo en Rueda. Para ello se pone en contacto con el entonces Delegado Provincial de Agricultura Luis Delgado Santaolalla que acoge con entusiasmo la idea de crear la primera Denominación de Origen castellana. "La elección del nombre se hizo a votación -apunta Hurtado- ya que Rueda era una localidad más dentro de la zona. Pero ganó el nombre de Rueda por un voto. La adopción tuvo sus más y sus menos ya que algunos suponían que era un capricho mío. Realmente apoyaba el nombre por su fonética ya que es una palabra corta, sonora y que se pronuncia igual en todas las lenguas". Hoy, después de haber sido el promotor de la uva sauvignon blanc que en España parece tomar carta de naturaleza en Rueda, la firma posee un impecable viñedo en espaldera y gran parte con goteo de 68 hectáreas de sauvignon y 81 de verdejo, situado en terrenos cascajosos que, por cierto, ha sido uno de los factores que ha dado ventaja a Riscal con menor número de hectáreas afectadas por las recientes heladas. 

No tuvo tanta suerte José Luis Solaguren, el famoso restaurador madrileño, propietario de 110 hectáreas en tan solo una viña (considerada la más grande de la zona). La helada le afectó tres cuartas partes de su propiedad; en su suelo predominaba la arcilla. No obstante, al mal tiempo buena cara. Jose Luis, fotogénico e inmarchitable, todavía tiene tiempo para escaparse a su bodega y comentar satisfecho que las ventas van por buen camino. Su bodega, construida hace pocos años sobre una impecable casa solariega castellana, ya está en ampliaciones. "Quiero que mi bodega Antaño se pueda ver desde la autovía y que pueda embellecer esta parte del pueblo quizá algo abandonada". Es una de las más cuidadas y bonitas de la zona. Cuenta con 600 metros de galerías subterráneas impecablemente cuidadas con inscripciones recordatorias de insignes personajes y amigos que, como Julio Iglesias o Álvarez del Manzano, han visitado la bodega.

Si José Luis es un recién llegado, Segundo Sanz es toda una institución en Rueda, aunque su momento de esplendor, en los años setenta ya no volverán. Con 75 años sigue trabajando en la bodega (Bodegas Sanz) que lleva su apellido, donde comparte en minoría la sociedad con Mássimo Galimberti, propietario de Vinoselección. "Está claro que el vino de Rueda ha dado un gran cambio. Recuerdo que hace más de veinte años nos reuníamos los bodegueros de la zona en un lugar neutral, en el campo, entre Torrecilla del Valle y Nava del Rey para fijar el precio de la uva. En aquella época llegué a tener más de veinticinco empleados y vendía garrafas y pipas a Bilbao y Santander. En los años cincuenta se conocía más los vinos de soleras aunque aquí la primera fase de envejecimiento del vino se aceleraba con el asoleo en damajuanas de 16 litros. Los fuertes cambios de temperatura del día y la noche añejaban al vino en la mitad de tiempo que un tonel, si bien el proceso de crianza terminaba en madera". La bodega de Segundo Sanz y Mariano Ruiz, esta última ya desaparecida, fueron las firmas más vitalistas en aquella época. Gracias a ellos en Asturias llegaron a ser famosos el "Vino de Nava" y "Tierra Medina"

Sanz es un apellido consustancial con el rueda contemporáneo. Antonio Sanz hijo de Segundo y propietario de la bodega de enfrente, Castilla la Vieja, es un apasionado de la enología. Desparrama por la zona a hijos y sobrinos que, trabajando en distintas firmas, velan por el rueda de nueva factura. Ha transmitido su sabiduría a otros vinos antes que los suyos. Marqués de Griñón en la zona y en su finca de Toledo, Mauro y Dehesa de los Canónigos en el Duero y Viña Consolación en Albacete, son vinos que han pasado por sus manos. Su Palacio de Bornos fermentado en barrica y su cava de verdejo son sus principales frutos.

En cambio, en las Bodegas de Hijos de Alberto Gutiérrez del Serrada, el tiempo se ha detenido. Su comercio con el norte es mimético del habitual en el siglo XVI. Su fuerte sigue siendo los vinos antiguos que venden a granel en grandes cantidades en Santander. Vinos generosos al precio de 150 pesetas litro que no tienen rival y a medida del cliente. Son blancos de color dorado que conservan en una Serrada subterránea horadada hace siglos y perteneciente a un antiguo convento de los Dominicos. Las naves de crianza en superficie nos transportan a las bodegas andaluzas con soleras perfectamente alineadas. Fuera, aparece un inmenso mar de damajuanas para el soleado del vino.

Con la misma filosofía aunque en volúmenes más artesanos, son los rancios de Bodegas Pimentel en Rueda. Sus galerías subterráneas con toneles del siglo XVII es un retrato de las medievales. La firma fue fundada en 1.803. Su mayoría de edad, en el último tercio del pasado siglo, le valió participar en los certámenes que entonces estaban en boga. Medallas y premios obtenidos en Paris, Burdeos y Barcelona. Con medidas semejantes aunque con espíritu de viticultor progresista es la bodega de Angel Rodriguez Vidal, prestigioso cosechero de La Seca y propietario de una de las mejores viñas de verdejo. Tan conocido en los Estados Unidos como en España, es un devoto de esta vinífera. Su marca Martinsancho representa la medida exacta de la tipicidad de la verdejo de tierras cascajosas.

Martivilli, marca muy conocida en Madrid, pertenece a la firma Ángel Lorenzo Cachazo en Pozaldez. Aunque la bodega frente a la estación, no pasa de ser una nave con depósitos de acero inoxidable, la antigua es, por supuesto, subterránea. Revestida de ladrillo por los soldados del regimiento del General Eulogio Gonzalez Iscar en las treguas de la guerra de la Independencia, hoy solo sirve para la foto.

Alvarez y Diez fui la bodega que hace algunos años revolucionó la zona con el "vino ecológico" Mantel Nuevo. Su perseverancia en mantener con la marca Mantel Blanco un vino maduro criado en roble no ha dado los resultados comerciales apetecidos. Su relación con los Lurton de Burdeos le ha servido para modernizarla dando un espectacular y excelente cambio. Unos franceses que apuestan por la verdejo.

VINOS DE AYER Y DE HOY

Estos son los seis tipos de vinos contemplados por el Reglamento del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda y que se reflejan en la contraetiqueta oficial.

RUEDA.- Es un vino de aroma y sabor ligero que se vende a un precio muy competitivo. Se compone de un mínimo de 50 por ciento de verdejo y el resto viura y palomino. Este vino puede comercializarse joven o con crianza en madera.

RUEDA SUPERIOR.- Es el vino que más define a blanco de la zona. Presenta un color amarillo paja, con aromas frutales muy característicos, con toques anisados y con cuerpo y un carácter en boca que se percibe con un matiz amargoso original. Estos vinos deben llevar como mínimo una proporción de 85 por ciento de verdejo. En la contraetiqueta debe figurar la añada y puede presentarse como crianza, reserva o fermentación en barrica.

RUEDA SAUVIGNON.- El cultivo generalizado de esta variedad de origen francés en la zona y su peculiar y potente matiz almizclado (notas de pomelo, hinojo y ahumado) nacido de sus suelos y clima, ha determinado su identificación en la contraetiqueta. Es algo mas delicado y ligero que el Rueda Superior.

PALIDO RUEDA.- Llamado vino de licor, tradicional en Rueda, es seco con una graduación alcohólica de 15º obtenido generalmente con la deshidratación parcial del mosto por congelación. La crianza debe ser como mínimo de 4 años, de los cuales tres deben ser en roble. En su elaboración puede intervenir una proporción máxima del 50 por ciento de las variedades viura y palomino.

Su color es amarillo con un aroma y sabor cercano a los finos andaluces aunque con un matiz algo más dulcificado y menos biológico.

DORADO RUEDA.- Vino generoso de crianza oxidativa con una graduación mínima de 15º y una crianza de cuatro años, parte en envejecimiento por asoleo en damajuanas de vidrio y los dos últimos en madera de roble. Debe llevar como máximo un 50 por ciento de las variedades viura y palomino. Es el vino clásico de Rueda y que se remonta a las mas antiguas tradiciones. Su color es dorado con un aroma y sabor ligeramente quemado con matices de roble, cálido y sabroso. 

RUEDA ESPUMOSO.- Obtenido según el método champañés de segunda fermentación en botella, debe contener un mínimo de 85 por ciento de verdejo y un periodo de crianza en botella no inferior de 9 meses. Curiosamente en estos vinos el carácter típico de la variedad queda ligeramente neutralizado, sobresaliendo la frescura, acidez y delicadeza de una uva que parece no querer ningún tipo de protagonismo. 

Modificado por última vez en Lunes, 24 Octubre 2016 09:04

Asociate

¿Quieres Asociarte?

Estatutos AEGN

Descarga el los estatutos de la Asociación Española de Gastronomía y Nutrición en formato PDF

AEGN en Twitter

AEGN
El vino que no provoca malestar ni dolor de cabeza https://t.co/xmyBzWw6f1 @PagoCarraovejas https://t.co/syHhjGjpvY
AEGN
Interesante actividad organizada por @musacces sobre la pluralidad de las artes, incluyendo la #gastronomía https://t.co/Pb1fkVju09
AEGN
RT @DietaLuzon: Trucos para comer de manera sana en un restaurante y en un restaurante chino: https://t.co/KM4qu0zPiJ https://t.co/PBQxXSLY…
Follow AEGN on Twitter
Subir